Lo que tienes que entender sobre la Ley de protección de datos

UNA MIRADA A LOS PRINCIPIOS GENERALES DE LA PROTECCION DE DATOS PERSONALES EN ESPAÑA

Este artículo quiere llevar a cabo una revisión al contenido de los contenidos escritos legales que en españa tienen que ser valorados e interpretados a los objetivos de tener en cuenta la aplicación de las normas de protección de datos personales.

1.- La fuente legal de las normas que regulan la protección de datos personales en España.

ámbas primordiales fuentes normativas que persiguen asegurar la protección de datos personales en España, están en la Carta de Derechos Escenciales de la Unión Europea, el Tratado de Desempeño de la Unión Europea y en nuestra Constitución de España.

Y los instrumentos jurídicos a los cuales todo ciudadano debe asistir para apreciar cómo llevar a cabo eficaz su derecho a la protección de datos personales, primordialmente son dos instrumentos concretos; pero, según el tema sobre el cual se recoga información esas normas en general se irán complementado con otras particulares atendiendo a la materia respectiva.

Los dos instrumentos legales son:

  • Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril 2016 relativo a la protección de la gente físicas en lo relacionado al régimen de datos personales y a la libre circulación de estos datos.
  • Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

2.-Principios en general en los cuales debe inspirarse la normativa que garantice la protección de datos personales.

2.1- Licitud, lealtad y transparencia.

Los datos personales tienen que ser tratados de forma lícita, leal y transparente en relación al initeresado.

Para el Reglamento Europeo, la licitud y lealtad, se concreta cuando la gente físicas están completamente visibles, que sus datos personales, están siendo recogidos, usados, consultados o tratados para un fin específico o preciso.

El régimen de datos será lícito cuando se cumpla algunas de las siguientes condiciones que expresamente señala el Reglamento Europeo:

Cuando el entusiasmado haya dado su consentimiento para el régimen de sus datos personales para uno o numerosos objetivos específicos;

Cuando el régimen sea primordial para la ejecución de un contrato en el que el entusiasmado es parte o para la aplicación a petición de este de medidas precontractuales;

Cuando el régimen de los datos sea primordial para el cumplimiento de una obligación legal aplicable al responsable del tratamiento;

Cuando el régimen de los datos sea primordial para asegurar intereses vitales del entusiasmado o de otra persona física;

Cuando el régimen sea primordial para el cumplimiento de una misión realizada en interés público o en el ejercicio de poderes públicos conferidos al responsable del tratamiento;

Cuando el régimen sea primordial para la satisfacción de intereses legítimos perseguidos por el responsable del régimen o por un tercero, siempre que sobre estos intereses no prevalezcan los intereses o los derechos y libertades escenciales del entusiasmado que requieran la protección de datos personales, en especial cuando el entusiasmado sea un niño.

Por su parte, el inicio de transparencia pide que toda información y comunicación relativa al régimen de estos datos sea fácilmente alcanzable y fácil de comprender, y que se utilice un lenguaje simple y claro.

Del mismo modo, la transparencia pide la información de los apasionados sobre la identidad del responsable del régimen y los objetivos del mismo y a la información añadida para asegurar un régimen leal y transparente en relación a la gente físicas perjudicadas y a su derecho a conseguir confirmación y comunicación de los datos personales que les conciernan que sean objeto de régimen.

2.2- Limitación de la intención.

Este inicio pide que los datos sean recogidos para objetivos explícitos y legítimos, y los cuales, no podrán ser tratados más adelante de forma incompatible con estos objetivos.

El Reglamento Europeo establece que los datos personales sólo podrán ser tratados para otros objetivos, cuando los mismos también sean usados a los objetivos de archivo de interés público, objetivos de investigación científica e histórica o objetivos estadísticos.

La Ley española lleva a cabo diferentes categorías para el régimen de datos personales a los objetivos de:

-Videovigilancia.

-Archivo en interés público de parte de las Gestiones Públicas.

-Operaciones mercantiles.

-Investigación en temas de salud y biomédica;

-Salud.

Para apreciar cuándo el régimen de los datos personales tuvieron un fin distinto sin el consentimiento del entusiasmado o en el derecho de la Unión o de los Estados integrantes, se han predeterminado los próximos criterios:

Algún relación entre los objetivos para los cuales se hayan recogido los datos personales y los objetivos del régimen ulterior previsto;

El contexto en que se hayan recogido los datos personales, en especial por lo relacionado a la relación entre los apasionados y el responsable del tratamiento;

La naturaleza de los datos personales, precisamente cuando se traten categorías particulares de datos personales, de conformidad con el artículo 9, o datos personales relativos a condenas e infracciones penales.

Las probables secuelas para los apasionados del régimen ulterior pensado.

La presencia de garantías correctas, que podrán integrar el encriptado o la seudonimización.

3) Minimización de datos.

Supone que los datos recogidos tienen que ser correctos, pertinentes y limitados a lo primordial en relación con los objetivos para los que son tratados.

4.- Exactitud.

Este inicio pide que los datos personales sean exactos, y si fuere nececesarios, actualizados a los objetivos de su efectivo régimen.

5.- Conservación de los datos personales.

En esta situación, el Reglamento es muy poco específico sobre esto, ya que sólo señala que los datos personales tienen que ser mantenidos para los objetivos del régimen de los mismos, por un tiempo no más grande al que fuere primordial para los objetivos del régimen.

Inclusive se advierte que a los objetivos de archivo en interés público, de investigación cientítica o histórica o objetivos estadísticos, la información podrá ser conservada por bastante más tiempo de su herramienta práctica para el objetivo perseguido.

6.- Integridad y confidencialidad.

La seguridad correcta de los datos personales debe ser garantizada, incluida la protección contra el régimen no autorizado o ilícito y contra su pérdida, destrucción o daño accidental, por medio de la aplicación de medidas técnicas u organizativas apropiadas.

La Ley española, más exactamente señala que los causantes y encargados del régimen de datos, así como todas la gente que intervengan en algún etapa de este; están obligados a sostener su confidencialidad, y también, esta obligación se complementa con los deberes del misterio profesional, de conformidad con su regulación jurídica.

Esta confidencialidad, señala la Ley española, se mantendrá, aún cuando hubiere finalizado la relación del obligado con el responsable o responsable del régimen de datos.

En este sentido, el legislador garantiza el régimen de datos apoyado en el consentimiento del afectado, entendiéndose por esto, la expresión de intención libre, específica, informada e inequívoca por medio de una delcaración o una clara acción afirmativativa, de parte de quien contribuye sus datos personales.

A los objetivos del consentimiento, sólo los superiores de 14 años están reconocidos como completamente facultados para expresar su intención en esta materia; en tanto que para los inferiores de 14 años, el consentimiento será lícito cuando consta el del titular de la patria potestad o tutela con la llegada que determinen los sucesos de la patria potestad o tutela.

Sobre el consentimiento, el Reglamento establece una secuencia de condiciones que tienen que ser atendidas:

  • Cuando el régimen se base en el consentimiento del entusiasmado, el responsable deberá ser con la capacidad de mostrar que aquel consintió el régimen de sus datos personales.
  • Si el consentimiento del entusiasmado se proporciona en el contexto de una declaración redactada que también se refiera a otros asuntos, la aprobación de consentimiento se presentará de tal forma que se distinga precisamente de los demás asuntos, de manera inteligible y de fácil ingreso y usando un lenguaje claro y simple.
  • El entusiasmado tendrá derecho a sacar su consentimiento cualquier ocasión, pero ello no interfiere a la licitud del régimen fundamentada en el consentimiento antes de su retirada.
  • Al considerar si el consentimiento se dió libremente, se tendrá presente en la más grande medida viable el hecho de si, por ejemplo cosas, la ejecución de un contrato, incluida la prestación de un servicio, se supedita al consentimiento al régimen de datos personales que no son necesarios para la ejecución de dicho contrato.

Hay dos excepciones visibles al tema del consentimiento:

  • A los efectos del del Reglamento Europeo, a fin de evadir ocasiones discriminatorias, el solo consentimiento del afectado no bastará para alzar la prohibición del régimen de datos cuya finalidad primordial sea detectar su ideología, afiliación sindical, religión, orientación sexual, creencias u origen racial o étnico.
  • Los tratamientos de datos contemplados en el ámbito de la salud, deberán estar fundados en el Derecho español y deberán estar amparados en una norma con rango de ley, que podrá detallar requisitos complementarios relativos a su seguridad y confidencialidad.

En especial, esa norma podrá amparar el régimen de datos en el ámbito de la salud cuando así lo exija la gestión de los sistemas y servicios de asistencia sanitaria y popular, pública y privada, o la ejecución de un contrato de seguro del que el afectado sea parte.

7.- Régimen con objetivos legales, de interés público e ejercicio de poderes públicos.

En esta situación, la Ley española expresamente admite que el régimen de los datos perosnales, sólo podrá fundarse en el cumplimiento de una obligación legal exigible al responsable en los terminos previstos en el Derecho de la Unión Europea y las normas de rango legal.

Pero en la situacion del régimen de datos con objetivos de interés público y ejercicio de poderes públicos, sólo podrá estar fundamentada, cuando se derive de una rivalidad atribuida por una norma con rango legal.

También te puede Interesar

[us_grid post_type=”ids” type=”carousel” columns=”3″ items_quantity=”6″ items_layout=”1562″ carousel_arrows=”1″ carousel_autoplay=”1″ ids=”,1262,1266,1392″]

UNA MIRADA A LOS PRINCIPIOS GENERALES DE LA PROTECCION DE DATOS PERSONALES EN ESPAÑA

Este artículo quiere llevar a cabo una revisión al contenido de los contenidos escritos legales que en españa tienen que ser valorados e interpretados a los objetivos de tener en cuenta la aplicación de las normas de protección de datos personales.

1.- La fuente legal de las normas que regulan la protección de datos personales en España.

ámbas primordiales fuentes normativas que persiguen asegurar la protección de datos personales en España, están en la Carta de Derechos Escenciales de la Unión Europea, el Tratado de Desempeño de la Unión Europea y en nuestra Constitución de España.

Y los instrumentos jurídicos a los cuales todo ciudadano debe asistir para apreciar cómo llevar a cabo eficaz su derecho a la protección de datos personales, primordialmente son dos instrumentos concretos; pero, según el tema sobre el cual se recoga información esas normas en general se irán complementado con otras destacables atendiendo a la materia respectiva.

Los dos instrumentos legales son:

  • Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril 2016 relativo a la protección de la gente físicas en lo relacionado al régimen de datos personales y a la libre circulación de estos datos.
  • Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

2.-Principios en general en los cuales debe inspirarse la normativa que garantice la protección de datos personales.

2.1- Licitud, lealtad y transparencia.

Los datos personales tienen que ser tratados de forma lícita, leal y transparente en relación al initeresado.

Para el Reglamento Europeo, la licitud y lealtad, se concreta cuando la gente físicas están completamente visibles, que sus datos personales, están siendo recogidos, usados, consultados o tratados para un fin específico o preciso.

El régimen de datos será lícito cuando se cumpla algunas de las siguientes condiciones que expresamente señala el Reglamento Europeo:

Cuando el entusiasmado haya dado su consentimiento para el régimen de sus datos personales para uno o numerosos objetivos específicos;

Cuando el régimen sea primordial para la ejecución de un contrato en el que el entusiasmado es parte o para la aplicación a petición de este de medidas precontractuales;

Cuando el régimen de los datos sea primordial para el cumplimiento de una obligación legal aplicable al responsable del tratamiento;

Cuando el régimen de los datos sea primordial para asegurar intereses vitales del entusiasmado o de otra persona física;

Cuando el régimen sea primordial para el cumplimiento de una misión realizada en interés público o en el ejercicio de poderes públicos conferidos al responsable del tratamiento;

Cuando el régimen sea primordial para la satisfacción de intereses legítimos perseguidos por el responsable del régimen o por un tercero, siempre que sobre estos intereses no prevalezcan los intereses o los derechos y libertades escenciales del entusiasmado que requieran la protección de datos personales, en especial cuando el entusiasmado sea un niño.

Por su parte, el inicio de transparencia pide que toda información y comunicación relativa al régimen de estos datos sea fácilmente alcanzable y fácil de comprender, y que se utilice un lenguaje simple y claro.

Del mismo modo, la transparencia pide la información de los apasionados sobre la identidad del responsable del régimen y los objetivos del mismo y a la información añadida para asegurar un régimen leal y transparente en relación a la gente físicas perjudicadas y a su derecho a conseguir confirmación y comunicación de los datos personales que les conciernan que sean objeto de régimen.

2.2- Limitación de la intención.

Este inicio pide que los datos sean recogidos para objetivos explícitos y legítimos, y los cuales, no podrán ser tratados más adelante de forma incompatible con estos objetivos.

El Reglamento Europeo establece que los datos personales sólo podrán ser tratados para otros objetivos, cuando los mismos también sean usados a los objetivos de archivo de interés público, objetivos de investigación científica e histórica o objetivos estadísticos.

La Ley española lleva a cabo diferentes categorías para el régimen de datos personales a los objetivos de:

-Videovigilancia.

-Archivo en interés público de parte de las Gestiones Públicas.

-Operaciones mercantiles.

-Investigación en temas de salud y biomédica;

-Salud.

Para apreciar cuándo el régimen de los datos personales tuvieron un fin distinto sin el consentimiento del entusiasmado o en el derecho de la Unión o de los Estados integrantes, se han predeterminado los próximos criterios:

Algún relación entre los objetivos para los cuales se hayan recogido los datos personales y los objetivos del régimen ulterior previsto;

El contexto en que se hayan recogido los datos personales, en especial por lo relacionado a la relación entre los apasionados y el responsable del tratamiento;

La naturaleza de los datos personales, concretamente cuando se traten categorías destacables de datos personales, de conformidad con el artículo 9, o datos personales relativos a condenas e infracciones penales.

Las probables secuelas para los apasionados del régimen ulterior pensado.

La presencia de garantías correctas, que podrán integrar el encriptado o la seudonimización.

3) Minimización de datos.

Supone que los datos recogidos tienen que ser correctos, pertinentes y limitados a lo primordial en relación con los objetivos para los que son tratados.

4.- Exactitud.

Este inicio pide que los datos personales sean exactos, y si fuere nececesarios, actualizados a los objetivos de su efectivo régimen.

5.- Conservación de los datos personales.

En esta situación, el Reglamento es muy poco específico sobre esto, ya que sólo señala que los datos personales tienen que ser mantenidos para los objetivos del régimen de los mismos, por un tiempo no más grande al que fuere primordial para los objetivos del régimen.

Inclusive se advierte que a los objetivos de archivo en interés público, de investigación cientítica o histórica o objetivos estadísticos, la información podrá ser conservada por bastante más tiempo de su herramienta práctica para el objetivo perseguido.

6.- Integridad y confidencialidad.

La seguridad correcta de los datos personales debe ser garantizada, incluida la protección contra el régimen no autorizado o ilícito y contra su pérdida, destrucción o daño accidental, por medio de la aplicación de medidas técnicas u organizativas apropiadas.

La Ley española, más exactamente señala que los causantes y encargados del régimen de datos, así como todas la gente que intervengan en algún etapa de este; están obligados a sostener su confidencialidad, y también, esta obligación se complementa con los deberes del misterio profesional, de conformidad con su regulación jurídica.

Esta confidencialidad, señala la Ley española, se mantendrá, aún cuando hubiere finalizado la relación del obligado con el responsable o responsable del régimen de datos.

En este sentido, el legislador garantiza el régimen de datos apoyado en el consentimiento del afectado, entendiéndose por esto, la expresión de intención libre, específica, informada e inequívoca por medio de una delcaración o una clara acción afirmativativa, de parte de quien contribuye sus datos personales.

A los objetivos del consentimiento, sólo los superiores de 14 años están reconocidos como completamente facultados para expresar su intención en esta materia; en tanto que para los inferiores de 14 años, el consentimiento será lícito cuando consta el del titular de la patria potestad o tutela con la llegada que determinen los sucesos de la patria potestad o tutela.

Sobre el consentimiento, el Reglamento establece una secuencia de condiciones que tienen que ser atendidas:

  • Cuando el régimen se base en el consentimiento del entusiasmado, el responsable deberá ser con la capacidad de mostrar que aquel consintió el régimen de sus datos personales.
  • Si el consentimiento del entusiasmado se proporciona en el contexto de una declaración redactada que también se refiera a otros asuntos, la aprobación de consentimiento se presentará de tal forma que se distinga precisamente de los demás asuntos, de manera inteligible y de fácil ingreso y usando un lenguaje claro y simple.
  • El entusiasmado tendrá derecho a sacar su consentimiento cualquier ocasión, pero ello no interfiere a la licitud del régimen fundamentada en el consentimiento antes de su retirada.
  • Al considerar si el consentimiento se dió libremente, se tendrá presente en la más grande medida viable el hecho de si, por ejemplo cosas, la ejecución de un contrato, incluida la prestación de un servicio, se supedita al consentimiento al régimen de datos personales que no son necesarios para la ejecución de dicho contrato.

Hay dos excepciones visibles al tema del consentimiento:

  • A los efectos del del Reglamento Europeo, a fin de evadir ocasiones discriminatorias, el solo consentimiento del afectado no bastará para alzar la prohibición del régimen de datos cuya finalidad primordial sea detectar su ideología, afiliación sindical, religión, orientación sexual, creencias u origen racial o étnico.
  • Los tratamientos de datos contemplados en el ámbito de la salud, deberán estar fundados en el Derecho español y deberán estar amparados en una norma con rango de ley, que podrá detallar requisitos complementarios relativos a su seguridad y confidencialidad.

En especial, esa norma podrá amparar el régimen de datos en el ámbito de la salud cuando así lo exija la gestión de los sistemas y servicios de asistencia sanitaria y popular, pública y privada, o la ejecución de un contrato de seguro del que el afectado sea parte.

7.- Régimen con objetivos legales, de interés público e ejercicio de poderes públicos.

En esta situación, la Ley española expresamente admite que el régimen de los datos perosnales, sólo podrá fundarse en el cumplimiento de una obligación legal exigible al responsable en los terminos previstos en el Derecho de la Unión Europea y las normas de rango legal.

Pero en la situacion del régimen de datos con objetivos de interés público y ejercicio de poderes públicos, sólo podrá estar fundamentada, cuando se derive de una rivalidad atribuida por una norma con rango legal.

También te puede Interesar

[us_grid post_type=”ids” type=”carousel” columns=”3″ items_quantity=”6″ items_layout=”1562″ carousel_arrows=”1″ carousel_autoplay=”1″ ids=”,1262,1266,1392″]

Deja un comentario